Las temperaturas descienden hasta 8ºC: el veroño no da tregua en el norte peninsular