Es hora de quitar el nórdico: fin de semana con máximas de 36ºC