Los termómetros se disparan: adiós tormentas, hola calorazo