Los termómetros dan un descanso: se va el calor y llegan las tormentas de verano