Las lluvias siguen, pero van a menos: a partir del viernes perderán fuerza en el Mediterráneo