Queda lo peor: la DANA deja el norte y avanza hacia el sudeste