A las puertas del verano: aunque siguen las lluvias, las temperaturas empiezan a subir