El anticiclón se impone: el termómetro sube hasta 8⁰C de un día para otro