Niebla y bajo ceros, los protagonistas de la vuelta del puente