Cuidado con el viento: un frente atlántico provoca rachas que superan los 120 km/h