Las altas temperaturas provocan que las lluvias y tormentas se extiendan a la mitad sur