La llegada del verano no se lleva las tormentas en la mitad norte