Los cielos comienzan a despejarse a pesar de los chaparrones: calor para el final del verano