La estabilidad ha durado poco: lluvias en el norte y descenso de temperaturas