Los cielos despejados no han durado mucho: vuelven las tormentas de verano a la mitad norte peninsular