Chaparrones con rayos y granizo se adueñan del norte y este peninsular