Adiós a la ola de calor, la nueva bolsa de aire frío ya está aquí: atención a las tormentas