Una borrasca llega a Galicia: el tiempo se lía en el Cantábrico pero se calma en el Mediterráneo