La masa de aire polar ya está aquí: desploma los termómetros pero no trae nieve (de momento)