En medio del caos global por el coronavirus, los almendros de Japón florecen en todo su esplendor