Contaminación + buen tiempo = congestión: trucos de abuela para librarte de ella