Se llama Alexandra, tiene 21 años y es alérgica a la lluvia