Las setas, muchos pros y pocos contras para convertirlas en la guarnición perfecta