Si viajas en septiembre, apunta: las bandejas de los aeropuertos tienen más bacterias que un retrete