No es broma: si tienes problemas intestinales en verano, come (polvo de) grillos