A más de 45ºC y a pleno sol: las infames condiciones de la fruta y los bollos que te venden a pie de playa