Vigila tus riñones: con el calor que viene aumentan los cólicos nefríticos