El frío intenso hace que la gripe de este año se convierta en la más mortífera de la década