Así es como el frío y la presión atmosférica afectan a tu corazón