Los niños serán los más afectados por los peligros del cambio climático