Un niño sano en edad escolar sufre de tres a ocho resfriados al año