Ni el mal tiempo, ni el sol: la soledad es lo que agrava los síntomas de los resfriados