¡Hola, otoño! La estación poética inspira (para bien y para mal) a los ilustradores