Más allá del desodorante: tejidos a los que tienes que decir 'no' si no quieres oler fatal