El 'pre fall' también existe: apuesta por el entretiempo antes de que llegue el otoño