Cómo llevar los pinkies con dignidad: los escondes, pero son tus aliados contra el calor