El calor afecta a tus pestañas más de lo que crees: claves para que no te las queme el sol