¡Llueve! ¿Se puede ir a la oficina con botas de agua sin parecer un granjero?