El tejido sí importa: en el frío y en el bolsillo