La primavera, el calzado altera: botas o sandalias, ¿qué me pongo?