El ‘triángulo de las bermudas’ por donde se escapa el calor: cabeza, manos y pies