Ahora que llega el buen tiempo, hay una forma de transformar el calor del sol en frío