Un estudiante de 17 años deja pasmada a la NASA tras corregirle un error