El paraguas total: funciona al revés para que, al cerrarlo, no te mojes ni un poco