El súper-paraguas total: se abre al revés para que no te empapes las manos más