Cuando la lluvia o el sol cambian el valor de las acciones: así trabaja un 'broker del clima'