Las lluvias del invierno, el motivo por el que la Barceloneta se ha quedado sin bandera azul