Una cadena humana de bañistas evita el estancamiento de 20 cetáceos en Lanzarote