Madrid activa su protocolo para combatir los altos niveles de contaminación