De caseta, a terraza: cómo ir a la Feria del Libro y no derretirte en el intento